Galicia tiene 7 grandes ciudades y muchas más.

 

Galicia recibe cada año alrededor de 10 millones de visitantes, tanto nacionales como de otros países sobre todo europeos y americanos. La mayor parte de estos turistas visitan algunas de las ciudades más importantes como Vigo, Coruña o Santiago de Compostela o también Lugo, Ourense, Ferrol o Pontevedra. Todas ellas importantes en el desarrollo cultural y social de la comunidad y con más o menos importancia dependiendo de su momento histórico. Históricamente también destacaron y destacan villas en todas las provincias como Ribadeo,  Viveiro, Vilalba, Betanzos, Narón, Vilagarcia, Cambados, Muros, Lalín, Silleda y muchas otras.

Las ciudades de Galicia son monumentales y acogedoras.

Coruña sea quizá una de las ciudades más emergentes de España debido a su continuo crecimiento y que es de las pocas ciudades que tiene una playa en pleno centro (como Cádiz, San Sebastián o Gijón) y un monumento Patrimonio de la Humanidad como la Torre de Hércules. Tanto Vigo como Pontevedra disfrutan de un clima mas agradable que permite disfrutar más de sus entornos, paseos y callejuelas para disfrutar de los pescados y mariscos de sus increíbles restaurantes. Ourense es pequeño pero muy acogedor y con una increíble zona termal y una importante zona monumental. Las Murallas Romanas de Lugo, Patrimonio de la Humanidad, son su mayor atractivo turístico, junto con sus gentes y su buen comer (de ahi el dicho, “y para comer, Lugo”). Ferrol tiene una belleza diferente y neoclásica, tradicionalmente centro naval y militar con sus castillos y una idiosincrasia particular. Santiago de Compostela es majestuosa y monumental. Llena de historia, es quizá la más imponente de todas en cuanto a iglesias, monasterios, edificios y como no, su gran Catedral. Pasear por sus calles históricas probando las tapas de su zona vieja es obligatorio para quienes la visitan.

Las ciudades gallegas son historia y son modernidad.

Galicia es cultura y arte. Sus conciertos y festivales, sus imponentes teatros y sobre todo sus gentes hacen de las ciudades gallegas sitios agradables donde pasear, conocer gente y disfrutar de su historia. Los gallegos somos gente abierta, hospitalaria y con ganas de que quien nos visite lo pase bien y quiera volver siempre.