Depediendo del tipo de viajero, así se disfrutará de un carnaval u otro.

 

El Carnaval, ese período de fiesta, disfraces y desenfreno antes de que llegue la Cuaresma. Originalidad, música, color y sobre todo diversión son los ingredientes principales de la fiesta más universal y transgresora. Todos los carnavales tienen algo en común: son días para saltarse las normas sociales, desinhibirse y disfrutar al máximo con desfiles callejeros y tradiciones que se convierten en un espectáculo único.

El carnaval se ha convertido en una de las fiestas más espectaculares y populares del planeta. De norte a sur y de este a oeste, las celebraciones se suceden año tras año y siglo tras siglo, adquiriendo en cada caso un carácter y un sabor especial.

No es fácil ponerse de acuerdo en cual es el mejor, hay muchos, pero alguno de ellos son estos:

Río de Janeiro

Carrozas, disfraces, color, música y samba -mucha samba- son los principales ingredientes del carnaval más afamado de Brasil. Miles de personas desfilan por el sambódromo en medio de una multitud venida de todo el mundo.

Venecia

En esta ocasión, máscaras, trajes de época y un escenario de ensueño, con los canales de fondo, permiten retroceder en el tiempo. A diferencia de Río, el de Venecia repite cada año un ritual que se remonta a finales de la Edad Media, y los impresionantes trajes de época y las exquisitas máscaras (a cada cual más original) son las señas de identidad del carnaval de la ciudad de los canales.

Barranquilla

Este carnaval colombiano esta considerado Patrimonio de la Humanidad desde hace más de 10 años. Fusión entre la tradición católica y antiguas fiestas paganas, se ha convertido en una cita ineludible llena color, música y el baile, con la cumbia colombiana como protagonista.

Nueva Orleans

Se celebra con unos famosos desfiles de disfraces subidos de tono y que recorren estas calles de aire hispano, mientras que desde los balcones se arrojan miles de collares de cuentas sobre los que desfilan. La influencia francesa y los colores púrpura, verde y dorado, que simbolizan justicia, fe y poder, están muy presentes en la puesta en escena de una de las grandes citas del estado de Luisiana

Notting Hill

Uno de las peculiaridades más destacadas del carnaval de Notting Hill es que, a diferencia del resto, se celebra durante el último fin de semana del mes de agosto. Nacido a mediados de la década de los 60 de la mano de inmigrantes sobre todo jamaicanos, conserva un aire caribeño, con plumas y vestimentas típicas de otras latitudes más cálidas

Trinidad y Tobago

Para muchos es el mejor carnaval del Caribe. Traído por plantadores franceses, pronto lo adoptaron los esclavos africanos para satirizar el poder colonial. El carnaval hunde sus raíces en la música y los mitos de África occidental y los bailes de máscaras europeos.

Carnavales en España

La tradición del carnaval en España abarca todos los rincones de nuestra geografía y muy especialmente en las islas Canarias, donde los carnavales de Las Palmas y de Tenerife son dos momentos álgidos del calendario festivo y una atracción creciente para visitantes nacionales e internacionales. El carnaval de Santa Cru z de Tenerife, declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional, aspira como el de Cádiz a convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

Entre los muchos festivales que se celebran destacan los de Cádiz (los carnavales más largos del mundo) con sus célebres chirigotas, y los de Badajoz a los que llaman “el hermano pequeño de Cádiz”. La mordacidad de las chirigotas, las composiciones musicales que año tras año repasan los temás más candentes, y la espectacularidad de los disfraces –conocidos popularmente como tipos-convierten el carnaval de Cádiz en uno de los más originales y divertidos del mundo